Somos un grupo de madres que nos reunimos un día a la semana para hacer oración por nuestros hijos, con una duración de 40 minutos y una liturgia establecida. Los grupos debe ser máximo de 8 madres para preservar la intimidad en las necesidades expuestas.

El objetivo de este grupo es poner las necesidades de nuestros hijos en las manos del Señor para que no pierdan la fe o la adquieran si están alejados de Dios, cultiven las virtudes, tengan cubiertas sus necesidades o problemas por pequeños o grandes que sean y sepan rodearse de gente que les haga ser mejores personas.

Iniciamos la oración invocando al Espíritu Santo para que guíe nuestra reunión, pedimos protección para nuestras familias, hacemos un himno de alabanza a Dios pidiendo unidad con otros grupos de madres, hacemos una lectura de la Biblia y finalizamos con una acción de gracias por el don sagrado de la Maternidad.

Después hacemos una oración de entrega a Dios de nuestros hijos, ahijados y sacerdote apadrinado. Al final encomendamos a todos aquellos por los que prometimos rezar y demás intenciones. Concluimos con una oración de acción de gracias y canto a la Virgen.

La Oración de las Madres está abierta a todas las mujeres que tienen un corazón de madre. Para nosotras no hay diferencias entre madres de familia, abuelas, religiosas, mujeres solteras o casadas sin hijos, todas son bienvenidas.


Somos un grupo de madres que nos reunimos un día a la semana para hacer oración por nuestros hijos, con una duración de 40 minutos y una liturgia establecida. Los grupos debe ser máximo de 8 madres para preservar la intimidad en las necesidades expuestas.

El objetivo de este grupo es poner las necesidades de nuestros hijos en las manos del Señor para que no pierdan la fe o la adquieran si están alejados de Dios, cultiven las virtudes, tengan cubiertas sus necesidades o problemas por pequeños o grandes que sean y sepan rodearse de gente que les haga ser mejores personas.

Iniciamos la oración invocando al Espíritu Santo para que guíe nuestra reunión, pedimos protección para nuestras familias, hacemos un himno de alabanza a Dios pidiendo unidad con otros grupos de madres, hacemos una lectura de la Biblia y finalizamos con una acción de gracias por el don sagrado de la Maternidad.

Después hacemos una oración de entrega a Dios de nuestros hijos, ahijados y sacerdote apadrinado. Al final encomendamos a todos aquellos por los que prometimos rezar y demás intenciones. Concluimos con una oración de acción de gracias y canto a la Virgen.

La Oración de las Madres está abierta a todas las mujeres que tienen un corazón de madre. Para nosotras no hay diferencias entre madres de familia, abuelas, religiosas, mujeres solteras o casadas sin hijos, todas son bienvenidas.

Menú