Matrimonio

Hombre y mujer los creó…
para que formaran una íntima comunidad de vida
y amor conyugal abierta al don de la vida

Dios quiere bendecir el amor humano entre el hombre y la mujer con un sacramento: el matrimonio es fuente de gracias y camino de salvación. Por él, se inaugura una familia cristiana, Iglesia doméstica, en la que los esposos se aman y se abren al don de la vida. «El sacramento del matrimonio significa la unión de Cristo con la Iglesia.

Da a los esposos la gracia de amarse con el amor con que Cristo amó a su Iglesia; la gracia del sacramento perfecciona así el amor humano de los esposos, reafirmando su unidad indisoluble y los santifica en el camino de la vida eterna»
(Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1661).

Para un acontecimiento tan singular e importante, hay que prepararse bien: los novios cristianos no sólo han de vivir su noviazgo desde la fe, el amor y el respeto, preparando su entrega definitiva, sino que, cuando se acerca la fecha de la boda, tendrán que realizar los cursillos prematrimoniales, muy útiles e interesantes para lo que va a ser su nueva vida. En la Parroquia los podéis realizar, sólo habéis de apuntaros con tiempo. Además, tendréis que completar el expediente matrimonial desde seis meses antes de la boda. Y, si tenéis previsto celebrar vuestra boda aquí en el templo parroquial, contad con toda la ayuda de los sacerdotes para que la celebración se prepare bien.

Los cursillos prematrimoniales son los domingos por la tarde durante dos fines de semana consecutivos. Para solicitar información o inscripciones para realizar el cursillo prematrimonial en la parroquia, podéis contactar con nosotros pinchando aquí.

Menú